Un noviazgo exitoso: familia y trabajo

No está demás señalar o decir que cuando todo marcha bien, todo se hace bien y todo se siente bien.

La actitud reflejada en el comportamiento profesional de un trabajador tiene que ver con el equilibrio que existe entre el trabajo y la familia.

Cuando las emociones son equilibradas, la producción aumenta.

Cuando las emociones están desequilibradas, afecta notoriamente, el rendimiento en nuestro espacio laboral.

Trabajo y familia ha sido siempre un matrimonio de tira y afloja; encontrar el equilibrio adecuada para esta relación no está exenta de un gran esfuerzo y de una madurez, mental/emocional, y a toda prueba.

El profesional o la profesional debe encontrar el equilibrio adecuado para que los aspectos familiares no sean gatilladores de irresponsabilidades laborales.

De acuerdo a las investigaciones de mercado, un 65% de la baja productiva en los trabajadores, está directamente relacionada a los problemas familiares y un 80%, tiene relación con aspectos emocionales de diversa índole.

Cuando el corazón no está bien, la cabeza no piensa.

Es uno de los argumentos que ha cobrado validez en las empresas.

Por ello, el efecto familia está siendo cada vez más atendido por las empresas.  El cuidado emocional en las relaciones familiares es abordado por las empresas creando departamentos multidisciplinares para abordar el tema con sus trabajadores.

Las pérdidas ocasionadas en cuanto a rendimiento por no saber o poder conciliar vida laboral con familia son muy significativas como para pasar por alto esta situación.

2 Comentarios

  1. UUU!!!!! qué difícil!!

    Para la gran mayoría de personas, conciliar la vida familiar con la laboral es muy muy difícil.
    Siempre se necesita ayuda de abuelos, tíos, canguros,, si no, hoy en día es imposible.
    y menos mal que existen las activades extraescolares!!
    y el comedor escolar!!

    En fín,, todavía queda mucho por hacer en este sentido… 🙁

    Silvia
  2. El artículo dice que: “Cuando el corazón no está bien, la cabeza no piensa”.
    No estoy de acuerdo, pensar sí que piensa, pero a otra velocidad más lenta, en otras cosas, se distrae más,…

    Es importante saber discernir entre vida personal y laboral; pero en ambos sentidos:
    – desconectar en el trabajo de la vida personal; y
    – desconectar del trabajo en la vida diaria y familiar.

    No todo el mundo puede hacerlo,,, y quien tenga esa habilidad, ¡enhorabuena!…. es uno de los pocos afortunados… ;-/

    Lorenzo

Deja un comentario

Resuelve correctamente la siguiente operación: Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.